30 de diciembre de 2017

Desafío de los 30 Días: Día 30



30. ¿Cuál crees que es tu mejor baza como narrador? Tus recursos narrativos favoritos.

¡Que se acaba, señores!

No tengo técnicas o recursos con nombre propio que utilice de forma consciente en mis sesiones. La verdad, lo único que tengo claro que parece que se me da bien, en base a la mayoría de los comentarios de la gente a la que he dirigido a lo largo de los años, es hilar una historia interesante. Y para lograrlo el único truco que tengo es seguir el desarrollo de la acción que van marcando las decisiones de los jugadores a través de sus personajes. Reaccionar a los giros de guión que fuerzan con sus actos, replantear y evolucionar lo pensado a futuro teniendo en cuenta lo que acaba de ocurrir en la mesa, pensar las reacciones de los pnjs y del mundo que les rodea, con calma en el periodo entre partidas o improvisando a destajo durante las sesiones... Hacer, en fin, que la historia viva que tenemos entre manos siga siendo rica y currada aun cuando discurra por derroteros que como narrador no soy capaz de prever ni preparar. Y, hay que decirlo, qué divertido es hacerlo, el entretejer mis ideas con sus acciones para que al final el poso resultante sea "joder, una partida cojonuda, lo hemos pasado de coña", con independencia de todo lo demás. Eso es lo único que importa, ése es el único objetivo. El día que no consiga que nos divirtamos sentado a la cabecera de la mesa, apaga y vámonos.

Y con esto hemos llegado al final del Desafío de los 30 Días. Me alegro mucho del retorno de esta iniciativa en su formato original. La verdad, me ha dado unos ánimos para escribir en el blog que hace tiempo que no tenía, ojalá que me duren un poco. De momento sólo queda decir, por primera vez desde 2014...

¡¡¡DESAFÍO SUPERADO!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario