22 de diciembre de 2013

Carrusel Bloguero - Fantasía prestada

Tras un mes de Noviembre en el que tuvo que abrirse paso a codazos entre el maremagnum de entradas del Desafío de los 30 Días, regresa de la mano de +Lord Tzimize de El Rincón del Demonio nuestro querido Carrusel Bloguero. Hablamos, en palabras de su anfitrión, de la "fantasía prestada".


He de reconocer que me ha costado un poco decidir la forma de abordar éste Carrusel, ya que se me ocurrían varias posibilidades que explorar al respecto. Al final me he decidido por hablaros de una experiencia de "fantasía prestada" - aunque quizá sería más compartida - que he llevado a cabo en dos campañas con mis compañeros de juego +Carlos Huertos , +factor freak e Iter: varios DJ para una misma campaña.

La primera vez que se nos ocurrió dirigía una campaña de Hombre Lobo. Ya he comentado alguna vez que, básicamente, dirijo partidas que yo mismo quisiera jugar, y éste probablemente fue el mejor ejemplo de ello, ya que se trata de uno de mis juegos favoritos. Lo que ya no recuerdo fue cómo surgió exactamente la idea, o quién de los dos la propuso, pero básicamente nos preguntamos "¿Y si cambiamos los papeles?". La crónica comenzaba en EEUU (en el Clan del Prado, para ser exactos), pero la mitad de su desarrollo tendría lugar en la vieja Europa, en los clanes Garou de Rusia y los Balcanes, donde la manada seguiría el rastro de una anciana Perdición que desempeñaba el papel de antagonista principal. El pj de +factor freak era un metis Colmillo Plateado de procedencia rusa, y se había estudiado el trasfondo de Hombre Lobo para la región con una profundidad importante, por lo que ¿por qué no aprovechar ése conocimiento?. De ése modo, yo también podría disfrutar de mi propia campaña, con mi propio personaje que sustituiría al Colmillo Plateado mientras éste llevaba a cabo el reto para su Rito de Paso a Athro, mientras se desarrollaba una crónica dentro de otra crónica, asentada en sus cimientos pero con su propia evolución hasta regresar a mis manos.

El resultado, para mi, fue muy divertido y, la verdad, me sirvió para aprender bastante, ya que fue la primera crónica que dirigía y agradecí tener la óptica de otro narrador, que luego recuperó su puesto como jugador, ya que sólo tuvo acceso a la información que necesitaba para su parte, y que luego su personaje conocería por el resto de la manada. Además, la cara del resto de jugadores cuando en medio de la sesión me levanté y dije que no seguiría narrando, y +factor freak ocupó mi lugar, no tuvo precio xD. La Conjura Plateada, como bautizamos a nuestro pequeño complot, fue todo un éxito.

Más recientemente, cuando llegó a nuestras ávidas manos Dark Heresy, +Carlos Huertos, Iter y yo tomamos una decisión: todos queríamos jugar, así que varios debíamos dirigir. No tenía sentido hacer varias fichas, ya que no podríamos evolucionar apenas los personajes, por lo que nos turnaríamos dirigiendo a un mismo grupo de Acólitos diferentes misiones encomendadas por un mismo Inquisidor. De este modo, tendríamos la posibilidad de narrar nuestras propias historias utilizando como detonantes y recursos argumentales sucesos y personajes de las mini-campañas de los otros jugadores narradores. A día de hoy hemos dirigido entre los tres - de un grupo de cinco jugadores - seis mini-campañas que han elevado a nuestros personajes hasta el último nivel de experiencia, y que han ayudado a poner Dark Heresy muy alto en mi ranking de juegos predilectos.

Resumiendo, compartir ya no sólo el manto de narrador, como en los casos que os he contado, sino ideas y personajes con otros jugadores/narradores, me parece una experiencia interesante que puede enriquecer en algunos casos las historias propias. La inspiración puede surgir de ideas ajenas, y esto es positivo mientras el resultado sea original y no pretenda maquillar como propio el trabajo de otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario