24 de abril de 2018

Una reflexión suelta acerca de la lectura y de los libros

Hoy, que es cuando menos tiempo en toda mi vida puedo dedicar a la lectura, es cuando más me apetece leer. He pasado, vergüenza de mi, siete u ocho años durante los cuales la lectura pasó a abandonar el podio del ocio en favor de otras cosas, entre otras razones también porque donde yo leía con más asiduidad era durante los trayectos en transporte público, un medio de transporte que me he visto obligado a abandonar en favor del coche. Sobrevivió en mi el hábito lector, no obstante, de forma necesaria, pues los manuales de rol no se leen solos, y porque a fin de cuentas eso de leer es algo que llevo codificado de alguna forma en mi ADN, estoy seguro. No voy a copiaros aquí la lista de títulos que leí en esa época, eso si, porque no hay nada de lo que fardar: nada de Vargas Llosa o Ruiz Zafón, mucho de Dan Abnett y Aaron Demsky-Bowden. Casi todo.

Para compensar, ahora que las ganas han regresado con fuerza, muchos de esos clásicos de la literatura que tengo pendientes los vengo escuchando durante el último año en forma de audiolibros. He de ser sincero: escogí esos títulos para escucharlos porque no quería invertir en ellos el tiempo escaso reservado a leer de verdad. Y así he podido actualizar el currículo lector con cosas con algo más de enjundia. Por gusto, por curiosidad y, por qué no reconocerlo, por pundonor hacia mi mismo. Porque, a pesar de que siempre me he opuesto a esa visión clasista que mantienen ciertas personas de que "para escribir bien es imprescindible leer a los grandes", es ciertamente recomendable ponerle el tick a algunas obras.

Pero, caray, una cosa no quita la otra. Leer es leer, y creo que en primer lugar leemos para entretenernos, para evadirnos, para disfrutar. Todo lo que acompañe a eso es bienvenido - muy bienvenido - pero es accesorio de lo primero, y en algunos casos efecto secundario sin más. Yo no leo para ejercitar la imaginación; leo para entretenerme y, al hacerlo, ejercito mi imaginación. Y aprendo a escribir. Y me culturizo. Y etc...

Por eso, cuando la gente habla de leer "literatura de verdad", de "autores serios" y demás tonterías para disfrutar de verdad de la lectura, se me llevan los demonios. Que no, señores y señoras, que no hace falta leer autores serios para leer de verdad ni para disfrutar de la lectura. Que leer es leer, y lo primordial es hacerlo, y el autor o el género escogido es una elección personal. Puedo tener mis opiniones y gustos, que los tengo, pero si veo a alguien leyendo algo que yo no me molestaría ni en ojear el pensamiento es "por lo menos lee". Que ya es algo teniendo en cuenta que el 40% de los españoles dice no leer nunca o casi nunca.

4 de abril de 2018

Momia: La Resurrección

Más o menos por estas fechas en las que estamos se cumplen 17 años de la publicación en inglés (16 de la castellana) de la tercera encarnación de una de las líneas más peculiares de Mundo de Tinieblas: Momia. Un juego con una ambientación interesante y profunda, que aparecía ya totalmente diferenciada de Vampiro y ampliamente desarrollada en ésta última y definitiva versión (no hay ningún indicio que haga pensar en una edición 20 aniversario) pero que pasó más bien desapercibido en su momento. Puede que fuera su temática, en algunos puntos similar a la de Hombre Lobo; puede que fuera por su estrecha relación con Wraith, una línea siempre con buenas críticas pero poco jugada; puede que fuera porque buena parte del "cacao gordo" del juego se daba en las Tierras de la Fe, lejos de nuestro conocido y cómodo mundo occidental; o porque para qué jugar a un juego nuevo cuando el fin del Mundo de Tinieblas ya es inminente... No lo sé. Pero siempre me ha parecido una lástima. Igual me llega especialmente por el tema egipcio, que me atrajo mucho desde pequeño por influencia paterna y más tarde por interés personal, o por esos lazos y temáticas comunes con Hombre Lobo.

Tercera edición (izq) y segunda edición (dcha)

20 de marzo de 2018

El cinco tiene orejas

Hoy es el quinto cumpleaños de Fragmentos de Rol. Suena bien. Podría sonar aún mejor si dijera que desde Fragmentos de Rol llevo media década compartiendo aventuras, ayudas de juego, relatos de sesiones, opiniones, etc... Podría, incluso, afirmar que la singladura de Fragmentos de Rol comenzó hace un quinto de un cuarto de siglo. Pero como no se me dan tan bien las matemáticas como para continuar haciendo malabares, vamos a dejarlo estar así.


Cada año de esos cinco de actividad he ido modificando mis espectativas e intenciones para este blog, y 2018 no va a ser una excepción. Por eso no voy a hacer planes ni apuestas: mi único objetivo desde hace tiempo es, simplemente, seguir por aquí, aportando mi granito de arena a que los blogs escritos no caigan en el olvido y compartir de tanto en cuando con vosotros aquello que pienso que puede ser interesante, a la par que realizable, de entre todas las cosas que se me van ocurriendo. Es un objetivo modesto y con el que me siento a gusto, así que vamos a por ello :)

¡Still here!

3 de marzo de 2018

Novelas de Hombre Lobo: The Silver Crown

El rey de los Colmillos Plateados ha muerto... ¡Larga vida al rey!

El conflicto interno desgarra la Tribu mientras dos hombres lobo pelean por el trono. Lord Albrecht fue exiliado de la corte hace tiempo, pero tendrá que regresar para reclamar el trono de su abuelo pues, de lo contrario, su corrupto primo Arkady obtendrá el liderazgo de los Colmillos Plateados... poniendo a la Tribu entera en manos del Wyrm.

Albrecht deberá embarcarse en un peligroso viaje a través del mundo espiritual para recuperar la reliquia de la más noble entre las Tribus de Gaia, largo tiempo perdida: la Corona de Plata.

Así se presenta The Silver Crown (La Corona de Plata. White Wolf Publishing, 1995), la segunda novela ambientada en el universo de Hombre Lobo: El Apocalipsis (la portada indica que está basada en Rage, el juego de cartas basado, a su vez, en Hombre Lobo), publicada por la compañía del lobo blanco hace ya la friolera de veintitres años. A diferencia de las posteriores Novelas de Tribu, las cuales toman el relevo como hilos conductores de la metatrama oficial del juego hasta su conclusión final en Apocalipsis, todas publicadas por La Factoría de Ideas, The Silver Crown no vería la luz en castellano. Y resulta curioso, siendo en ésta novela donde se origina dicha metatrama.

¿Qué historia nos cuenta The Silver Crown? Nada menos que el ascenso de Lord Jonas Albrecht al trono de los Colmillos Plateados del Protectorado de Tierra del Norte y el hallazgo de la Corona de Plata, a la sazón el símbolo que señala a su portador como rey de toda la Nación Garou por designio de Halcón y de Gaia, uno de los fetiches más poderosos que existen.

17 de febrero de 2018

Noticias sobre Werewolf: Earth Blood (Werewolf: The Apocalypse Videogame)

De cuando en cuando, la Araña de Red que tengo vinculada a este tecnofetiche desde el cual redacto las entradas del blog me va señalando pequeñas perlas de información acerca del esperado videojuego de Hombre Lobo: El Apocalipsis. Con lo que he podido sacar en claro hasta ahora (y que me corrijan si me equivoco en algún dato) he compuesto este resumen para quienes no quieran andar pendientes de nosecuantas cuentas en diversas redes sociales alienantes. Gracias a +David Paredes Mata por ir pasando todos los enlaces de los que he extraído esta información a través de la comunidad de G+ de Hombre Lobo: El Apocalipsis


En el juego nos meteremos en la piel un veterano Garou procedente de la Tribu Fianna llamado Cahal, que desde hace un tiempo actúa como lobo solitario tras haber sido expulsado de su manada; es decir, jugaremos llevando a un Ronin, algo bastante llamativo en inicio pero, pensándolo fríamente, ya hemos vivido experiencias similares en videojuegos anteriores de Mundo de Tinieblas. En VTM: Redemption éramos Christoff, un Brujah idealista que añora su Humanidad y al amor de su vida perdido, ajeno a la sociedad vampírica, mientras que en VTM: Bloodlines nuestro vampiro era un neonato creado sin permiso, ajeno a la cultura interna de su clan, con independencia de cuál hubiéramos escogido al inicio del juego.

10 de febrero de 2018

Iniciando a la familia en el rol - Episodio II: Mis Sobrinas

Tengo dos sobrinas de trece años a las que la saga de Star Wars les apasiona. Hasta ahora nunca me había picado el gusanillo de presentarles los juegos de rol más allá de responder a sus preguntas sobre el tema cuando les ha apetecido preguntar. Pero la primera vez que nos vimos después de ver Los Últimos Jedi, mientras estábamos comentando esto y lo otro de la película, pensé "Están flipadísimas xD ¿Qué pensarían si les propusiera jugar una partida de rol de Star Wars?" Antes de decirlo en alto, que me conozco y a veces me desinflo con los proyectos, le estuve dando una pensada para asegurarme de no venderles humo. Una vez que lo tuve claro, durante la cena de Nochevieja, les hice mi propuesta y respondieron que si. Ouhyeah ^^ Aquí comenzaba el trabajo.

PREPARACIÓN

Para asentar un terreno firme sobre el que desarrollar algo que les gustase, les dí a elegir época, y escogieron la de la segunda trilogía, durante los últimos días de la República. Me pidieron algo que, aunque me cogió un poco por sorpresa, debería haber imaginado: si podían llevar personajes de las películas. Como no podía ser de otra forma, les dije que si, que si les apetecía más que crear uno nuevo no habría problema. Así que pronto me encontré trabajando en una historia donde la senadora Padmé Amidala y la caballero jedi Aayla Secura pudieran coincidir en defensa de los ideales de la República.

31 de diciembre de 2017

Cierre del año

Exceptuando las entradas del Desafío de los 30 Días llevaba desde septiembre sin publicar (que no escribir) algo en el blog. En los últimos tiempos me está pudiendo la desgana porque no consigo encontrar ni el tiempo ni la voluntad para escribir el tipo de entradas que realmente querría escribir para el blog. Es curioso, sin embargo, que logre encontrarlos para entradas como esta, que no dejan de ser una mera tradición y que bueno, realmente aportan poco como entradas roleras. No son partidas, ni recursos, ni nada realmente útil, más allá de compartir una experiencia personal. Bueno, si tienen cierta utilidad: a mi me sirven para hacer un seguimiento de cómo voy tirando con el hobbie año tras año, hacer recuento y a veces propósitos de año nuevo, y comparar con años anteriores para no descuidarme. De modo que allá vamos. Espero que a vosotros os sea entretenido de leer.

¿Qué trajo (o no) 2017 a mi vida rolera?

Los números se mantienen: 17 partidas

Según la agenda, y tras la cancelación de la última sesión del año, que hubiera sido ayer, este 2017 he jugado 17 partidas, es decir, exactamente las mismas que el año anterior. ¿Podría haber jugado más? Claro que si, pero estoy contento de haber mantenido el ritmo y frenado el descenso de citas que comenzó hace tres años.

Y ¿qué es lo que jugué o dirigí?